Sincrotrón Alba Laboratorio de luz sincrotrón

Links: Alba Gencat Video Visita virtual La primera luz  Sinfonía nº3 Joan Guinjoan
Localización:Parc de l'ALBA-Centro Direccional de Cerdanyola del Vallés, Barcelona
Año: 2010
Superfície: 22.837 m²
Presupuesto: 34.000.000€
Co- autores: Master s.a de Ingeniería y Arquitectura
Colaboradores: ICR, DM iberia
Descripción:
Varias ideas clave surgieron desde el  inicio de la propuesta ganadora del concurso, y fueron aplicándose sucesiva y coherentemente durante el desarrollo de los proyectos y las obras. Algunas  asociadas a imágenes y a esquemas  de funcionamiento reconocibles, como la más evidente: un organismo vivo de funcionamiento  autónomo y permanente, una gran caracola encajada en la arena, que se adapta al medio y protege sus estructuras internas-críticas-  con su elegante caparazón de aluminio 
El compromiso de la propuesta arquitectónica con el estricto programa funcional se evidencia desde la propia solución de implantación, aprovechándose de la pendiente natural del terreno para ubicar un edificio técnico que reúne toda la infraestructura energética del complejo bajo rasante, separada del edificio principal  (donde se aloja el programa experimental) mediante un vial de servicios,  a fin de evitar la transmisión de vibraciones y permitir la necesaria ventilación y accesibilidad. De esta forma se minimiza el impacto del volumen bajo una cubierta vegetal que recompone la topografía original  y  protege las instalaciones críticas de la exposición directa a la intemperie.
El volumen del edificio principal continúa la idea de integración con la topografía original, quedando semienterrado por la parte posterior y descubierto por la parte anterior, donde la caracola “se abre” hacia el Sur, asomando un tramo de su espiral, ligeramente distanciado del cuerpo central  por una intuible fuerza centrifuga,  en donde se colocan las oficinas, que disfrutan de las bondades de la orientación y de las magnificas vistas hacia la sierra de Collserola.
En la pieza central se ubica, bajo la gran cubierta metálica, el corazón del complejo: el túnel en forma de anillo, blindado a las radiaciones y aislado sobre una gran losa maciza de hormigón de 1,80m de espesor, donde circulan los electrones que proveerán de los haces de luz necesarios para las diversas investigaciones. Alrededor de éste se situarán los diferentes laboratorios en forma de cabinas de variadas proporciones  donde se realizarán los experimentos
Todo el conjunto se rodea de suaves taludes y planos verdes que recomponen la topografía  utilizando vegetación autóctona sin necesidad de mantenimiento especial. Un depósito enterrado recoge las aguas de la gran cubierta y las almacena para el mínimo riego y la limpieza de pavimentos. Unas plataformas escalonadas, de geometría variable  interceptadas por taludes vegetales y arbolados, resuelven el aparcamiento minimizando su impacto.